Modelo SPIRE de Tal Ben-Shahar

Tal Ben-Shahar es uno de los divulgadores científicos más importantes y reconocidos de la Psicología Positiva o Ciencia de la Felicidad. Además, ha impartido clases en la Universidad Harvard sobre psicología positiva y de liderazgo. También es consultor y pronuncia conferencias por todo el mundo a los ejecutivos de corporaciones multinacionales, compañías de Fortune 500, instituciones educativas y al público en general. Es autor de varios best sellers: Elige la vida que quieres, La búsqueda de la Felicidad y Practicar la Felicidad, entre otros.

Actualmente Tal Ben-Shahar junto con Megan McDonough son cofundadores del Instituto Wholebeing, una organización educativa comprometida con la difusión de ideas y prácticas que pueden ayudar a individuos y grupos a vivir la vida a su máximo nivel espiritual, físico, intelectual, relacional y emocional.

Cabe mencionar que la piedra angular de las enseñanzas del Instituto Wholebeing son las investigaciones que están relacionadas con el incremento del bienestar tanto en personas como en grupos u organizaciones. Tal Ben-Shahar propone cinco elementos que forman el acrónimo SPIRE (Spiritual, Physical, Intellectual, Relational y Emotional), que ayudan a elevar o mantener niveles óptimos de bienestar y felicidad .

Al igual que Martín Seligman con su Modelo PERMA y Carol Riff con su Modelo de Bienestar Psicológico , Tal Ben-Shahar propone un modelo teórico llamo SPIRE (por sus siglas en inglés) donde cada elemento cuenta con rigurosa investigación científica y que están fuertemente correlacionados con el aumento y mantenimiento de niveles óptimos de bienestar y felicidad.

SPIREgraphic-web-1.png
Modelo de Bienestar de Tal Ben-Shahar

Modelo de Bienestar SPIRE

A continuación mencionaremos algunas investigaciones relacionadas por cada elemento que integran el Modelo SPIRE y su contribución con el Bienestar y la Felicidad:

  • Spiritual Well-Being (Bienestar Espiritual): Este elemento se centra en lo que nos da propósito y significado. En conocer los valores que nos impulsan accionar. En un artículo científico que investiga el Bienestar Espiritual en personas con y sin discapacidad, en su estado de arte menciona que existe una relación entre la espiritualidad y la salud, entre el desarrollo de rituales y prácticas religiosas y la calidad de vida, además, tener creencias de tipo espiritual afectan la dieta, el tratamiento médico, las decisiones frente al cuidado de la salud, la percepción de la situación de enfermedad. Por otra parte, las personas con discapacidad o que están enfermas y que tienen una fuente religiosa han podido mejorar los comportamientos o los resultados de algunos tratamiento, tienen mejor adaptación a su forma de vida y tienen un afrontamiento positivo durante su día a día. La religión se identifica como fuente de soporte social, de ayuda, de fortaleza y de esperanza en medio de situaciones de enfermedad y de discapacidad, argumenta la investigadora Beatriz Sánchez de la Universidad de La Sabana, autora del artículo. Por otro lado, la Dra. Bridget Greenville-Cleave, co-autora del libro “La ecuación de la felicidad“, nos comenta que; las personas que pueden encontrar un sentido a los acontecimientos negativos gozan de un bienestar psicológico mayor que las que no pueden hacerlo. Por ejemplo, después del duelo, las personas que encuentran un significado a su pérdida muestran un bienestar psicológico y físico mejor un año después. Encontrar un sentido se puede hacer de muchas formas. Si eres religioso, podrás atribuir una pérdida como la muerte de un ser querido a la voluntad de Dios. Tal vez considerarías que ha partido en paz, que no va a sufrir mas o, simplemente, aceptarías el hecho de que a veces las cosas suceden sin una razón. Verías la muerte como una señal para tener una vida más plena y saludables, o como inspiración para hacer buenas obras en tu comunidad. Todas estas cosas pueden ayudarte a reconciliarte con el suceso. Lo importante es que tenga sentido para ti, afirma la Dra. Bridget Greenville-Cleave en su libro.
  • Physical Well-Being (Bienestar Físico): Este elemento cultiva el respeto positivo por el cuerpo, tratarlo bien y ser consciente de la capacidad innata del cuerpo para afectar a la mente. El Dr. José Ricardo Serra Grima en su libro titulado “Prescripción de Ejercicio Físico para la Salud“, nos comparte uno de los más grandes estudios científicos realizados en el ámbito de la actividad física y la salud. En 1953 se observaron 110,000 empleados de los servicios de correos y de compañías de autobuses de Londres, en un estudio prospectivo de seguimiento. En dicho estudio se comparo la incidencia y la mortalidad coronaria en los grupos de carteros a pie, con los quienes trabajaban en las oficinas. Se comparó a los cobradores de autobús con los conductores. Los resultados demostraron que había diferencia significativa en la morbilidad por cardiopatía coronaria entre los grupos. Los más activos tenían menos enfermedad, por otra parte, el autor de la investigación también observo que los uniformes de los carteros oficinistas y de los conductores de autobús eran de tallas muy superiores a la de los carteros de calle y de los cobradores. La evidencia era que los sedentarios eran más corpulentos y pesaban más. Por otra parte, el investigador Tom Rath en su libro titulado “Come, Muévete y Duerme“, nos comparte una investigación realizada en 1993, por el profesor K. Anders Ericsson quien dirigió uno de los estudios más influyentes sobre el rendimiento del ser humano. En éste se muestra que los ejecutantes élite necesitan 10,000 horas de “practica premeditada” para alcanzar niveles de grandeza. Si bien este descubrimiento suscitó un debate sobre el papel del talento natural contra las horas incontrolables de practica, otro elemento estuvo ausente, pues otro factor influía significativamente en el rendimiento máximo: el sueño. En promedio, los mejores ejecutantes dormían 8 horas con 36 minutos. Según Rath, más del 30% de los trabajadores americanos duermen menos de seis horas diarias. Dormir menos de seis horas al día también es el mayor factor de riesgo del agotamiento laboral. Si quieres tener éxito profesional, asegúrate que tu trabajo te permita dormir lo suficiente, afirma el investigador Tom Rath (pág. 25 y 26) en su libro.
  • Intellectual Well-Being (Bienestar Intelectual): Este elemento explora la manera de estirar, crecer y desafiar la mente a través del cultivo de la creatividad, imaginación, y amor por el aprendizaje. 
  • Relational Well-Being (Bienestar Relacional): Este elemento contribuye de los beneficios de relacionarse de manera sana con las personas que nos rodean. 
  • Emotional Well-Being (Bienestar Emocional): Este elemento contribuye a experimentar y fomentar emociones positivas y cultivar la resiliencia para manejar emociones dolorosas. A su vez desarrollando una autoestima positiva y un optimismo inteligente. 

 

 

 

 

Anuncios

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s