La Ciencia de la Amistad

Durante miles de años la especie humana tuvo que aprender a cooperar entre desconocidos para poder sobrevivir en un mundo lleno de desafíos, constantes retos y peligros. Según el portal de Internet United States Census Bureau, la población mundial hasta Febrero de 2017 es de aproximadamente 7,374,851,160 mil millones de personas, cada 8 segundos nace alguien alrededor del mundo y cada 11 segundos otro muere.

Sin embargo, a pesar de que somos una cantidad bastante considerable de personas a nivel mundial, el ser humano es algo limitado para entablar relaciones afectivas con un vínculo íntimo que no sean de su familia.

Según una investigación realizada por la Corporación de Estudios para Latinoamérica donde encuesto a diversos países del continente (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, México y Perú) encontró que el promedio de amigos de una persona oscila entre 4 a 7 personas, dependiendo del país que habite. 

El país “menos amistoso” resultó ser Chile, con un promedio de cuatro amigos cercanos por persona. “Los más sociales”, Guatemala y Brasil, arrojaron promedios de amistades de siete personas, mientras que el resto de los países se mantuvo en un rango de entre los cinco y seis.

¿Qué es la Amistad?

Según la RAE el término amistad lo define de la siguiente manera: Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Hasta el momento no hay una definición científica del concepto de amistad, sin embargo, está claro que es un vínculo entre dos o más personas que no comparten código genético directo, donde; cooperan, comunican, ayudan, reconcilian y salvaguardan intereses comunes.

A continuación, estos son algunos de los beneficios que los científicos han descubierto por mantener lazos de amistad, según un artículo publicado en el portal de Coca-Cola Journey:

  • Escudo protector: Las buenas conexiones sociales podrían mejorar las probabilidades de superar algunas enfermedades en un 50%. Según lo explica un estudio de la Brigham Young University.
  • Adiós, depresión y estrés: Convivir con amigos influye en tu manera de apreciar la vida y afrontar todo tipo de problemas. Así se puede reducir el estrés y el riesgo de depresión, de acuerdo a una publicación de la Harvard Medical School.
  • Te ayudan a procurar tener una mejor alimentación: Según un artículo de la New England Journal of Medicine tu círculo más cercano (amigos y familiares) puede hacer que tu régimen nutricional cambie. Si ellos llevan un estilo de vida saludable, es muy probable que tú también lo adoptes.
  • Aumenta la felicidad: un estudio de la Washington University in St. Louis y la University of Arizona afirma que las charlas profundas y enriquecedoras, que generalmente se tienen con los amigos más cercanos, influyen en la felicidad de las personas, ¡por lo que construye más lazos duraderos!

El número de Dunbar de la Amistad

Un estudio realizado en la década de los 90′ por el antropólogo británico Robin Dunbar, argumentó que la amistad puede reducirse a términos numéricos.

En un portal de Internet, publico un artículo donde explica los resultados de dicho estudio y que además, el especialista nombro “número Dunbar” al grupo social completo de una persona, que es de 150 amigos. De esa cifra general, discriminó los siguientes subgrupos:

  •  150 personas integran el grupo de los llamados “amigos casuales”.
  • El número se reduce a 50 personas cuando se refiera a “amigos cercanos”.
  • Luego, la cifra se reduce a 15 personas para representar a aquellos con los que se empatizaría en casi todos los aspectos.
  • Finalmente el círculo se reduce a 5 personas, que son los mejores amigos, los que están todo el tiempo y para lo que se necesite.

La amistad, es algo más que llevarse bien o compartir ciertos gustos o ideas. El ser humano al igual que los chimpancés, cuentan con un círculo cercano de “amigos” que son su principal red de apoyo donde comparten diversiones, comida, acicalamiento, consuelo y refugios. Los humanos somos muy similares a los chimpances, solamente que nuestro repertorio de actividades a compartir es más diversa.

La Ciencia detrás de la Amistad

En un artículo titulado “La Ciencia de la Amistad” publicado en el portal de Internet de la revista Selecciones en su edición Argentina, nos comparte algunas investigaciones y hallazgos entorno a esta nueva ciencia:

  • Sensación cálida y difusa: Naomi Eisenberger, profesora de psicología social en la Universidad de California realizó en 2013 un experimento para demostrar si en verdad sentíamos una sensación de calidez cuando nos sentimos conectado. El estudio consistía en que la mitad de los participantes sostuvieran una bolsa con agua caliente y la otra mitad, una con agua a temperatura ambiente. Como era de esperarse, los miembros del primer grupo registraron una mayor actividad en las regiones que detectan y recompensan el calor físico. Entonces Eisenberger reunió mensajes de las familias y amigos de los participantes. La mitad de los mensajes eran cariñosos; el resto contenía frases que describían a los participantes. Cuando los sujetos, que estaban siendo monitoreados por medio de un escáner cerebral, leyeron los mensajes cariñosos por primera vez, “se activaron las mismas regiones neuronales que se habían activado al contacto con el agua caliente”. Así que, ese calorcito que sentimos cuando estamos con nuestros amigos o con cualquier otra persona se debe a que estamos conectando.
  • Nos atraen personas similares a nosotros: un estudio de 2014 realizado por Nicholas A. Christakis, médico y sociólogo de la Universidad de Yale en Connecticut, y James Fowler, profesor de genética médica y ciencias políticas en la Universidad de California en San Diego. Examinaron 466.608 marcadores genéticos de los sujetos que fueron identificados como miembros de uno o más de 1.367 grupos de amigos, y descubrieron que “los amigos pueden ser una especie de parientes funcionales”, escribieron. Más específicamente, los amigos cercanos se asemejan a primos lejanoscon la misma semejanza en la composición genética que aquellos que comparten a sus tátara tátara abuelos. Después de revisar los datos, Christakis y Fowler vieron que los amigos eran más propensos a tener sentidos del olfato similares, “es posible que las personas que huelen las cosas de la misma manera se sientan atraídos por ambientes similares”, argumentaron los investigadores.

Conclusión

La Ciencia de la Amistad aunque no es nueva, es poco conocida. Tener una red social de apoyo que sea independiente a nuestra familia trae muchos beneficios tanto psicológicos como físicos y sociales, como bien dice el artículo de Coca-Cola Journey.

Por otra parte, si consideras tener pocos buenos amigos, date la oportunidad de entablar relaciones profundas y sinceras o al menos identifica tus 5 principales buenos amigos como dice el antropólogo Robin Dunbar.

Bien dice el dicho; “quien tiene un amigo, tiene un tesoro”, la amistad es responsabilidad de dos personas, contar con un apoyo sincero e incondicional no tiene precio, ¿y tú, que has hecho hoy por tus buenos amigos?


Anuncios

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s