La Adaptación y la Felicidad

¿Qué pasaria si de pronto te ganaras la lotería? ¿Dejarías tu actual trabajo? ¿Te comprarias la casa o el coche de tus sueños? ¿Crees que tu felicidad se incrementaría para siempre?… Resulta que las personas comúnmente asocian que ganar la lotería incrementarían sus niveles de felicidad para toda la vida pero están muy equivocados. Según la investigadora y divulgadora en felicidad Bridget Grenville-Cleave nos dice lo siguiente:

“Lo curioso que tiene la felicidad es que no necesariamente es relativa. Si lo fuera, todos los ganadores de la lotería vivirían felices y todas las víctimas de accidentes graves serían desgraciadas el resto de sus vidas, pero esto no es lo que sucede. La razón dicen los científicos, es algo llamado “. (Grenville, 2009).

La Formula de la Felicidad

Según Martin Seligman y Sonja Lyubomirsky, sostienen que la felicidad depende de varios factores:

  1. Genética 50%: Es nuestro punto basal, los rasgos de personalidad juegan un papel importante como la introversión vs. extroversión, un temperamento calmado vs. un temperamento neurótico. Estos autores argumenta que todos podemos aumentar nuestros niveles de felicidad, pero después de un tiempo regresaremos a nuestro punto basal. Algo parecido sucede con nuestro peso… cuando intentamos bajar (personas robustas) o subir de peso (personas delgadas) llega un punto que nos cuesta mucho trabajo ya sea subir o bajar esos dos o tres kilos, esto se debe a que nuestro cuerpo genéticamente tiene un punto de referencia que hace que nos mantengamos en ese peso que nos cuesta tanto trabajo modificar.
  2. Circunstancias 10%: Los factores externos son importante para la felicidad pero no son determinantes, por ejemplo; una persona que nace en la pobreza o un país en guerra habrá mayor probabilidad de que experimente menos felicidad que una persona que nace en un país desarrollado y en una situación económica mejor. Lo mismo sucede si nos diagnostican con una enfermedad grave, la persona que la padece vera reducido sus niveles de felicidad aunque será momentáneo (6 meses o 1 año), al igual que la persona que gana la lotería… sus niveles de felicidad regresaran a su punto basal.
  3. Voluntad 40%: Por último, tenemos las decisiones, que es el peso más importante para la felicidad, es decir; hay decisiones que tomamos que son muy importante para nuestra felicidad por ejemplo; decidir con quien me voy a casar o divorciar, la cantidad de hijos que quiero tener, la profesión que quiero estudiar o el trabajo que quiero obtener. Estas decisiones tiene un impacto enorme en nuestra vida y felicidad y nosotros somos los únicos responsables de ellas.

Adaptación y Felicidad. 

Ahora, continuando con el termino de adaptación. Según (Grenville, 2009), nos comenta que la adaptación funciona de dos maneras:

  1. Digamos que ganas la lotería; a corto plazo, las cosas sencillas que antes disfrutabas, como beber una cerveza fría, un día de verano, podrían parecer menos satisfactorias en comparación con los nuevos placeres que el dinero te brindaría. Esto recibe el nombre de “efecto de contraste”. 
  2. El otro efecto se da cuando la novedad de la buena fortuna decae, como es habitual, a ese se le conoce como “efecto del hábito”.

Tanto “el efecto de contraste como el de hábito”, hace que nuestra felicidad se vea afectada, lo que antes me generaba felicidad posiblemente ahora que gané la lotería, mis gustos y placeres ya sean más sofisticados, por ejemplo; tomar champagne me produce ahora mayor placer que tomar cerveza, y lo más seguro que después de un año de haber adquirido la mansión de mis sueños deje de sorprenderme pues el efecto de asombro habrá pasado y habré de acostumbrarme a mi nuevo hogar.

Por otra parte, la investigadora Sonja Lyubomirsky, comenta en una entrevista titulada “Desmontandos los mitos de la felicidad” publicada en Greater Good Science Center, lo siguiente sobre la “adaptación hedonista”:

“La adaptación hedónica significa que los seres humanos son notables en acostumbrarse a los cambios en sus vidas. Esta adaptación evolutiva tal vez esta relacionado con nuestro cableado cerebral, así que todos nosotros nos acostumbramos a lo familiar.” (Lyubomirsky, 2013).

Retomando lo que dice Lyubomirsky que; “todos nos acostumbramos a lo familiar”, también implica los sucesos negativos que tenemos en nuestra vida, no únicamente lo bueno. Por ejemplo: si nosotros tenemos un evento traúmatico o difícil de superar como; perder a un ser querido (padres, pareja o hijos) o tener secuelas de un accidente automovilístico (perder una pierna o no volver a caminar), lo más seguro que esa circunstancia nos reduzca nuestro nivel de felicidad, pero con el paso del tiempo, esa situación será más familiar y al cabo de un año o menos podamos regresar a nuestro nivel basal de felicidad (el nivel que teníamos antes del accidente).

Según la autora, pareciera que la adaptación es un proceso de nuestra evolución como mecanismo de defensa para mantenernos alertas a lo novedoso, Lyubomirsky comenta lo siguiente:

“Esto podría deberse a que en nuestro entorno ancestral, era importante para nosotros estar alerta o avisar cuando sucedía un cambio -un cambio en el medio ambiente podría indicar una amenaza, o podría ser una señal de oportunidad de recompensa.” (Lyubomirsky, 2013).

Si nos remontaramos en la época de la caverna, de seguro que existían más amenazas que recompensas, estar en constante alerta era lo que hacía que nos mantuviera vivos como especie, además de vivir en manada. Gracias a que nuestra biología y en especial a nuestro cerebro que nos doto de este mecanismo para sobrevivir, es que nuestros antepasados pudieron seguir perpetuando la especie. Sin embargo, lo que fue un maravilloso mecanismo de sobreviviencia en tiempos remotos pareciera que se ve obsoleto en tiempos modernos, actualmente muchos de los peligros que existian para el hombre de la sabana ya no existen , sin embargo, nuestro cerebro aún conserva este mecanismo de adaptabilidad que fue diseñado biológicamente para sobrevivir, no para ser feliz. 

Desde la perspectiva evolutiva la adaptación nos genera insatisfacción y es necesaria porque nos mantiene motivados a actuar, si la felicidad fuera eterna quizá nada nos motivaría y terminaríamos extinguiendonos. 

“Así que, aunque puedas creer que ganar 1 millón de dolares sería la respuesta a todas tus plegarias, la ciencia nos dice que realmente no es así; simplemente te acostumbrarías a los nuevos placeres que el dinero extra permite. Un rayo de esperanza, sin embargo, es que ganar una cantidad moderada en la lotería ¡reduciría tu estrés psicológico durante uno o dos años!” (Grenville, 2009). 

Por otra parte, también se han hechos investigaciones del “efecto de la adaptación en las relaciones maritales”, y lo sorprendente es que al igual que ganar la lotería, el promedio de felicidad aumenta en los dos primeros años de matrimonio, después de ese tiempo las personas vuelven a su rango basal o “set point” de felicidad (el nivel de felicidad que tenia antes de casarse). 

felicidad-grafico-002

Conclusión

Si bien, el efecto de adaptación no lo podrás evitar, al menos podrías reducir sus efectos si eres consciente y varias aquellas actividades que te generen felicidad. Algunas recomendaciones para postergar este proceso de adaptación son las siguientes:

  • Detectar suficientes fuentes de felicidad y variar en esas actividades.
  • Que dichas actividades por lo regular impliquen un involucramiento físico y mental (pasear en bicicleta, practicar un deporte, visitar a la familia o amigos, practicar voluntariado, etc.).
  • Evitar aquellas que sean de completa pasividad como ver la t.v., pasar largas horas en el ordenador o estar mucho tiempo solo sin hacer nada.

La adaptación es inevitable, nuestro cerebro esta hecho para acostumbrarse a todo, pero lo que podemos hacer es nutrirlo de muchas experiencias y actividades que alimenten nuestro interés.

En el video de abajo, la investigadora en felicidad Sonja Lyubomirsky nos explica el efecto de la adaptación hedonista, además de la investigación del matrimonio y la felicidad.


  • Grenville, B. (2009). La ecuación de la felicidad: 100 factores que pueden aumentar o reducir tu felicidad. Barcelona, España. Edit.: OCEANO AMBAR.
  • Puig, A. (2012). El desafío de la Felicidad. Barcelona, España.: Edit. LID Editorial Empresarial.
  • Richard E. Lucas, A. E. (2003). Reexamining Adaptation and the Set Point Model of Happiness:. Journal of Personality and Social Psychology, 527-539.
  • Marsh, J. (20 de Febrero de 2013). Desmontando los mitos de la felicidad: http://greatergood.berkeley.edu/article/item/sonja_lyubomirsky_on_the_myths_of_happiness  [Recuperado 04 de Octubre de 2016].
  • Valedeoro. (27 de Febrero de 2012). Teoría: la felicidad requiere atención constante: http://valedeoro.es/teoria-ii/  [Recuperado 04 de Octubre de 2016].
  • Greater Good Science Center (8 de Julio de 2010). Sonja Lyubomirsky: Pessimism about Happiness. [Video]. Disponible: https://www.youtube.com/watch?v=1axS_o4TBv0 [Recuperado 04 de Octubre de 2016].
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s