La Ciencia del Amor, Parte 1

La investigación en las relaciones de parejas es uno de mis temas favoritos en la Psicología Positiva. Se han realizado diversas investigaciones al rededor del mundo tratando de explicar que comportamientos hacen que las parejas sean felices, florezcan y se demuestren amor… por ende, a continuación les comparto algunos de los hallazgos más sorprendentes que ha descubierto la Psicología Positiva estudiando a las parejas felices y el amor.

Felicidad y Matrimonio

La investigadora en felicidad Sonja Lyubomirsky cita en su libro “Los mitos de la felicidad”, una investigación donde estudiaron a un grupo de solteros que posteriormente se casaron, y lo que descubrieron fue lo siguiente:

“En una investigación que se hizo a 1,761 solteros que se casaron y permanecieron casados durante más de quince años. Los autores del estudio observaron que los recién casados experimentan un aumento de felicidad a raíz del matrimonio que dura una media de unos dos años; después del segundo año de matrimonio vuelven a los niveles de felicidad que solían tener. Los solteros no experimentan un subidón, pero tampoco sufren un declive.” (Lyubomirsky, 2014).

Con base a esto, la etapa de la luna de miel es uno de los picos más altos de felicidad que experimentan los matrimonios, posiblemente por la novedad y el nuevo compromiso que implica más involucración con la pareja, además, que es una etapa que conlleva muchas expectativas buenas, sin embargo, después de 2 años los niveles de felicidad decae, y según Sonja, es que nos adaptamos a esa “nueva etapa” que es el matrimonio.

Por otra parte, el mismo estudio también halló otros datos curiosos:

“Las personas casadas que jamás se han divorciado son más sanas y viven más que las que se divorcian, las personas que siempre han sido solteras están igual de sanas que las que siempre han estado casadas, y viven exactamente lo mismo.”(Lyubomirsky, 2014).

Sin duda, casarse hace bueno para la salud.

Satisfacción Sexual y Felicidad

La Dra. Bridget Grenville-Cleave en su libro titulado “La Ecuación de la Felicidad”, comparte lo siguiente:

“El sexo resulta positivo para nuestra salud física de varías maneras: mejora nuestro sistema respiratorio, inmunológico, circulatorio y cardiovascular, al tiempo que desarrolla la fuerza, el tono muscular y la flexibilidad. Además, las investigaciones señalan que no es  tener un gran número de compañeros sexuales lo que resulta más satisfactorio, sino que tanto hombres como mujeres son más felices cuando han tenido un solo compañero en los últimos 12 meses y se han casado con él.” (Grenville, 2009).

Tener sexo es una de las actividades preferidas de muchas personas. El sexo y la felicidad mantienen una correlación con el bienestar físico. Sin embargo, el simple acto sexual trae consigo una felicidad a corto plazo, pero esta puede ser más duradera si se establece un vínculo emocional y un involucramiento psicológico. 

Por otra parte, un artículo publicado en Psicología y Mente titulado: ¿Tener mucho sexo hace a las parejas más felices?, comenta una investigación que ha sido publicada en  The Journal Social Psychological and Personality Science,  donde los investigadores analizaron los datos de una encuesta llevada a cabo en Estados Unidos, que fue respondida cada año desde 1989 hasta 2012 por sujetos con edad de entre 18 y 89 años. Los participantes contestaron a preguntas como por ejemplo la frecuencia con la que hacían el amor a la semana (de uno al cuatro) o su percepción de felicidad. Los resultados a los que concluyeron fueron los siguientes:

  • El sexo es bueno, pero más sexo no es mejor. La investigación sugiere que las parejas no necesitan practicar sexo muchas veces a la semana, en cambio deben trabajar otros aspectos de la relación para mantener la conexión con la pareja.
  • Los encuestados también dejaron claro que el sexo era una de las prioridades de la relación de pareja incluso por delante que el dinero.
  • No existieron diferencias significativas entre la edad, el sexo o la duración de la relación de pareja.
  • Tampoco se comprobó si existía una relación causa-efecto entre la frecuencia de las relaciones sexuales en la pareja y la satisfacción en la relación

Lo más sorprendente es que las parejas felices no tienen mayor sexo,  por lo regular mantienen relaciones sexuales una vez a la semana aunque posiblemente sea de “calidad”, es decir, hay mayor intimidad, confianza y conocimiento de lo que les gusta su pareja a la hora del sexo.

El Contacto Físico 

El investigador y profesor de la Universidad de Berkeley Dacher Keltner nos comparte uno de sus ensayos, publicado en Greater Good Science Center de la Universidad de California en Berkeley, titulado: “Manos a la Investigación: La Ciencia del tacto”, donde menciona alguos datos interesantes sobre la relación que existe entre el contacto físico con el bienestar y la felicidad. 

“Tiffany Field, un líder en el campo de contacto, se encontró que los recién nacidos prematuros que recibieron sólo tres sesiones de 15 minutos de terapia de contacto cada día durante 5-10 días subieron un 47 por ciento más de peso que los bebés prematuros que recibieron el tratamiento médico estándar.” (Keltner, 2010).

Según los resultados de la investigación descrita por Keltner, el contacto físico aumenta la esperanza de vida de los niños prematuros, cabe recordar que el organo más grande que tenemos es precisamente la piel, por ende, no podemos negar que estamos hechos para tocar y ser tocados. Asimismo,  Keltner cita otra investigación relacionada con los efectos positivos del contacto físico:

“Del mismo modo, la investigación por Darlene Francis y Michael Meaney ha encontrado que las ratas cuyas madres lamían y los cuidados mucho cuando eran bebés crecer para ser más tranquilo y más resistente al estrés, con un sistema inmune más fuerte. Esta investigación arroja luz sobre por qué, históricamente, un gran porcentaje de los seres humanos bebés en orfanatos, donde los cuidadores les privadas de contacto no han logrado crecer a su altura o peso esperado, y han mostrado problemas de comportamiento.” (Keltner, 2010).

Los estudios realizados en animales como en ratas y monos muestran que tienen mejor salud los que mantienen un contacto físico, mayor probabilidad de crecer y reproducirse, a diferencias de sus iguales que son apartados y aislados, además, existe una mayor probabilidad de una muerte prematura. Como dice el viejo dicho popular “La soledad mata.”

Por  último, el mismo  Keltner habla sobre la “Terapia de Toques” o “Terapia de Contacto”, y no precisamente se refiere a toques eléctricos, sino aquella terapia donde consiste dar contacto físico por medio de masajes que estimulan ciertas zonas del cuerpo.

Tiffany ha encontrado que la terapia de masaje reduce el dolor en las mujeres embarazadas y alivia la depresión en las mujeres y sus cónyuges por igual prenatal. La investigación aquí en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Berkeley ha descubierto que conseguir el contacto visual y una palmada en la espalda de un médico puede aumentar las tasas de supervivencia de los pacientes con enfermedades complejas. (Keltner, 2010).

Al igual que las intervenciones realizadas con animales, el contacto físico también ayuda a las personas a desarrollarse, sin duda fuimos creados para el contacto físico (tenemos mucha piel y en cada parte hay miles de receptores neuronales) es prácticamente imposible no sentir. El contacto físico no solamente alivia a las personas que paceden sintomatología de depresión, sino también aumenta la respuesta del sistema inmune y libera endorfinas. “El contacto físico da vida.” 

Conclusión:

  • Los solteros y los casados tienen niveles de felicidades similares, sin embargo, los divorciados son menos felices que ambos.
  • Contraer matrimonio trae un aumento promedio de 2 años en los niveles de felicidad de la pareja, después decae, vuelven a su punto base.
  • Las parejas casadas que nunca se han divorciado son más sanas y viven más años en comparación de los que se han divorciado.
  • Las personas que tienen un compañero sexual durante un año son más felices de los que tienen varios.
  • El simple acto sexual trae consigo una felicidad a corto plazo, pero esta puede ser más duradera si se establece un vínculo emocional y un involucramiento psicológico.
  • En las parejas felices el sexo esta por encima que el dinero.
  • En niños prematuros, el contacto físico aumenta la probabilidad de vivir.
  • Los niños que han crecido en orfanatos y se han privado del contacto físico, tienden a tener problemas de comportamiento y se ven afectados en su desarrollo físico.
  • La terapia de masaje reduce el dolor en las mujeres embarazadas y alivia la depresión en las mujeres y sus cónyuges

Ya para despedirme, aunque sé que no tiene un contenido científico el siguiente video, se puede apreciar la importancia que juega el contacto físico, las palabras, la esperanza y sobre todo la resiliencia… “Solo sigue Nadando Francis”.


Anuncios

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s