Tipos de Felicidad

Todos sabemos que el ser humano le gusta comparar desde objetos tangibles como: frutos, personas, viviendas, carros, etc., hasta cosas intangibles y subjetivas como: atardeceres, viajes, avistamientos, artes y un sin fin de experiencias más… Y aunque el terreno de la felicidad ya ha sido abordado por la ciencia, esta no se escapa de las comparaciones en cuanto a los tipos de experiencias que nos hacen sentir la Felicidad:

Todos los grandes pensadores han distinguido dos tipos de Felicidad:

  1. Felicidad a Corto Plazo: Esta relacionada con la búsqueda del placer, la evitación del dolor, las penas, las tensiones y las angustias. Consiste en un estado de bienestar relacionado con frecuentes emociones positivas y una innegable sensación de satisfacción en la vida. Este tipo de felicidad esta relacionada con una dimensión hedonista de la existencia. Coincide con la “vida placentera” de Seligman y con lo que antes hemos llamado sentirse bien, “well being”. Los momentos felices de nuestra vida coinciden a menudo con la ausencia de todo aquello que nos sobra cuando lo pasamos mal: estrés, agobio, tensión, inseguridad, sensación de ahogo, de no llegar. En los malos tiempos, las pesadeces y los rollos inundan nuestra mente. Esto contrasta con la sensación de liberación que experimentamos cuando nos desprendemos de todo eso. Estar feliz, ser feliz, tiene mucho que ver con soltar, relajar, evitar tensión. tipos de felicidad
  2. La felicidad a Largo Plazo: Tiene mucho que ver con la capacidad del ser humano para llegar a su máximo potencial en términos de logros de los objetivos vitales fundamentales y de encontrar un sentido pleno a la propia existencia. Esta idea de felicidad está muy relacionada con el concepto aristotélico de “Eudaemonia” y con “la vida buena y vida con sentido” de Seligman.

En línea con esta idea de felicidad a largo plazo, el máximo nivel de bienestar de un individuo coincide con su máximo desarrollo, es decir, el pleno despliegue de sus capacidades potenciales. Un individuo así disfruta de privilegios tales como los siguientes:

  • Realizar actividades plenamente reconfortantes para él, de las que obtiene una máxima satisfacción y rendimiento.
  • Construir relaciones interpersonales ricas, profundas y satisfactorias, basadas en una gran competencia social.
  • Capacidad para superar retos y dificultades.

En definitiva la felicidad es la consecuencia de lograr los objetivos que uno se ha propuesto en la vida, tanto en clave de éxito personal como en relaciones sociales y afectos. Necesitamos sentirnos útiles y productivos en lo que hacemos y, además, querer y ser queridos. Aunque hay dos vías o formas para sentirnos felices, ambas son necesarias y complementarias para experimentar una autentica felicidad.

“La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar”… Thomas Chalmers


  • Puig, A. (2012). El desafío de la Felicidad. Barcelona, España.: Edit. LID Editorial Empresarial.

 

Anuncios

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s