La historia de Cristian Deppeler

 

En cierta ocasión puse este vídeo a un grupo al que le imparto clases, el objetivo de este era motivar y alentar a varios chicos, en especial a una alumna porque era muy reactiva en la clases, sobre todo a la hora de las tareas, siempre se la pasaba quejándose que eran muy difíciles y que les fastidiaba lo que le encargaba…

Ese día les comentaba a los chicos que pusieran atención, así que le puse play y el vídeo corrió… Cuando termino, le pregunte al grupo ¿Qué es lo que pensaban sobre lo que había dicho Cristian? Hubo un silencio inminente y algunas alumnas estaban realmente conmovidas, podía verlo en sus rostros, sin embargo mi alumna que siempre se la pasaba quejándose en mi clase rompió el silencio y dijo; Esta bonito pero pensé que nos iba a poner un vídeo mejor.

Yo no dije nada, me quede callado y observando al grupo, en especial a ella, empero, otra alumna le respondió un poco molesta ¿Acaso no te fijaste en lo que acaba de decir el muchacho?… Un silencio incomodo se produjo en el salón, y después de unos cuantos segundos antes de que mi alumna reactiva le respondiera a su compañera, tuve que intervenir para que no se perdiera el objetivo del vídeo —¿Haber chicos, alguien mas quiere opinar?

De pronto un alumno que se encontraba en el fondo comento: —Pienso que lo mas importante no es Cristian, ni como esta hecho el vídeo, ni tampoco el mensajero, sino el mensaje. Al menos a mi me gusto lo que dice. 

Me quede sorprendido e impactado como diría una amiga, por el comentario tan atinado de mi alumno. Lo que realmente deseaba es que escucharan es el mensaje, era obvio que te hace reflexionar más por quien te lo dice. Así que lo volví a poner y pude observar que prestaron mas atención que la primera vez.

Terminamos de verlo y continué con la clase normal, la siguiente semana evalué los trabajo que había encargado y me sorprendí mucho de la creatividad y la calidad de estos. En especial de una alumna, de aquella que se quejaba por lo que encargaba. No le dije nada, solo lo revise, lo califique y asentando con la cabeza le sonreí.

Así continuamos durante el resto del ciclo escolar, yo no le volví a comentar nada acerca de su actitud y ella tampoco se mostraba reactivaba cuando dejaba tarea. Ambos aprendimos e hicimos las paces.

 

 

 

 

Anuncios

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s